La Hora del Planeta

El cambio climático es una realidad y se está llevando a cabo en un espacio de tiempo muy corto y de manera muy rápida debido a la generación de gases de efecto invernadero que son provocados en su mayoría por el transporte, la electricidad y la industria; por ello existen diversas organizaciones encargadas de concientizar a las personas sobre este problema y una de ellas sugirió La Hora del Planeta.

La organización WWF (World Wildlife Fund) surge en base a la necesidad por conservar la biodiversidad y alcanzar el desarrollo sostenible del planeta. La WWF ha creado mediante tratados, acciones que aumentan el compromiso con los gobiernos para el cuidado del medio ambiente.

La hora del planeta es un movimiento en donde participan más de 170 países y ha creado un impacto positivo a nivel mundial.

La hora del planeta es mucho mas que apagar la luz, es enfrentar el cambio climatico.

Apagar la Luz, para Vivir Mejor

La Hora del Planeta no es más que apagar la luz una hora en tu hogar o en tu área de trabajo. Todo comenzó en Sidney en 2017 como gesto simbólico de esta lucha, hoy en día son más de 188 países con millones de ciudadanos que participan en este movimiento.

La Hora del Planeta funciona de la siguiente manera: en cada país apagan las luces por un lapso de una hora; las redes sociales se encienden, esto para exigir a todos los gobiernos que se preocupen por gestionar cambios políticos necesarios en materia de energía para evitar mayores amenazas a la biodiversidad.

Edificaciones Suntentables, Casa Lum.

En Casa Lum se llevan a cabo distintas acciones orientadas a la reducción de emisiones de dióxido de carbono, minimizar la generación de residuos sólidos, orientar en la operación hacia el uso y consumo eficiente de agua y energía e involucrar a los huéspedes y visitantes a crear una cultura de la conservación y cuidado del medio ambiente.

Te invitamos a participar en la Hora del Planeta el 30 de Marzo entre las 20:30 y 21:30 horas, y sumarte a la concientización por un planeta mejor.

 

Autor: Janeth Fonseca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *