Un cuento corto para una desgracia larga

Un cuento corto para una desgracia larga

La rana hervida es una parábola, un cuento corto, que tiene como premisa que al poner a una rana en un recipiente con agua a temperatura ambiente, esta morirá hervida ante su incapacidad de detectar el peligro del aumento gradual de la temperatura al ser puesta al fuego, una desgracia larga, contrario a lo que ocurriría si se pone una rana sobre un recipiente de agua hirviendo lo que provocará que la rana abandonara el recipiente repentinamente ante la alerta de morir quemada.

Aunque no se tiene un consenso sobre el origen de la metáfora y existen documentos científicos que alegan la veracidad de la historia tantos como aquellos que la refutan, ésta ha sido utilizada en un sin fin de ocasiones para advertir sobre la normalidad progresiva en una situación de pendiente resbalosa.

Su uso como referencia tiene múltiples aplicaciones y se ha generalizado en casi todos los temas para comprender el desafío clave para hacer frente a un cambio progresivamente lento. Sin embargo la historia es conocida por ser ampliamente utilizada para contribuir al debate sobre el cambio climático en el planeta.

El autor ambientalista Daniel Quinn la utilizó en su novela de 1996 “The story of B”; fue mencionada en la película “El pico de Dante” en 1997 así como en el documental ganador del Oscar en 2006 “Una verdad incómoda”, mencionada por Al Gore, ex presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

En términos específicos al contexto medio ambientalista, la parábola busca despertar conciencias sobre el calentamiento global y de sus consecuencias como el cambio climático. Busca ilustrar la emergencia medio ambiental que la Tierra vive como consecuencia del cambio climático, y las soluciones que urgen implementar antes de que naturalizando la crisis por el incremento gradual de la temperatura del planeta, alcancemos un punto de no retorno y sea muy difícil recuperar el equilibrio ambiental.

Para estar preparado para el cambio, debe ser proactivo. Saber con suficiente antelación que el cambio está en camino nos permite hacer planes para evitarlos en caso necesario. Saber que el cambio está en el horizonte nos permite transformarlo en una oportunidad, en lugar de una inesperada situación de crisis.

En Casa Lum comenzamos hace más de 6 años como podíamos diseñar y luego equipar y operar un hotel que comenzara a presentar soluciones viables hacia la reducción del impacto ambiental de nuestras acciones, incluso antes de que éstas se llevaran a cabo.

En época de gran debate y discusión entre países sobre cuáles son las mejores acciones y prácticas hacia la ralentización del calentamiento local y  la mitigación del cambio climático, Casa Lum se esfuerza en establecer mejores relaciones con sus proveedores, colaboradores y huéspedes para en conjunto, decidir las acciones que  son mejores para el planeta y que nos alejan cada vez más de la posibilidad de contribuir al calentamiento del agua y menos de ser la rana que desgastada, se queda sin energía ante una desgracia muy larga.

 

Autor: Eduardo Flores

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *